Paso a nivel

Paso a nivel, 1972

Ficha técnica

Título
Paso a nivel
Año
1972
Autor
Porcar Ripollés / Juan Bautista
Medidas
81 × 99 cm
Clase
Pintura
Material
Óleo sobre tela
Soporte
Tela
Serie
Siglo XX: arte contemporáneo valenciano

Pintura el óleo sobre tela, representativa de uno de los temas frecuentes en la obra de Juan Bautista Porcar como son los espacios ferroviarios. La escena en la obra Paso a nivel recrea un momento cotidiano por medio de una composición equilibrada que nos acerca claramente a su última época. De pincelada suelta, abundando en una proporción de cielo de mayor amplitud, equivalente casi a los dos tercios del cuadro, la pieza utiliza colores planos por medio de unos pigmentos más puros y una variación en la forma con respecto a otras épocas. El autor incorpora en sus obras unos primeros tonos ocres y rojizos hasta llegar, en este caso, a la aplicación de gamas grisáceas y azules a partir de la eliminación del detalle. De esta manera, la imagen favorece una variación de la composición del autor, que
pasará de pintar la precisión en el gesto a pintar el sentido de la atmósfera.

El protagonismo de su luz cambiante del lugar, muy probablemente localizado en el Castellón natal de Porcar, aporta ritmo a la escena. Por otra parte, la alteración de la perspectiva en los postes y troncos de los árboles en Paso a nivel se combina hábilmente con las sombras y los puntos de fuga de la valla que recorre la vía del tren. Con todo ello, el modo de plasmación subjetiva de la naturaleza que realiza el artista en esta obra lo acercará a una estética expresionista desde una línea de experimentación que nunca se aparta de su trabajo, ni siquiera en los últimos años de producción.

Tras fundar en 1915 la Agrupación Ribalta, centrada en la pintura natural del paisaje y que con el tiempo pasará a ser conocida como la Escuela Mediterránea, Juan Bautista Porcar continuará desarrollando esta temática durante toda su vida. Los escenarios escogidos son principalmente localizaciones cercanas y vinculadas a sus recuerdos natales y posterior residencia en Castellón. Los ambientes portuarias, pasos a nivel, marjales o episodios en su jardín componen los contenidos de su pintura, una vez alejada esta de los temas infantiles identificados popularmente a través de las series Nens, comenzadas en 1919. A partir del año 1965, Porcar comienza a tener problemas de visión. Su dificultad para la contemplación derivará en una transformación formal de su obra: abunda a partir de entonces la pincelada suelta y una mayor proporción del color y la luz. Su estado de ánimo es perceptible también en unas fórmulas de representación de la realidad que muestran un modo más subjetivo, personal y poco convencional de expresar las escenas en sus cuadros. La renovación de su lenguaje artístico queda patente en el Autorretrato de 1974, realizado sentado en su jardín apenas unas semanas antes de su fallecimiento. Destaca la composición de su rostro, cuyas pinceladas de tonos verdes y ácidos lo acercan a un expresionismo que recuerda a Matisse.

Las representaciones de Porcar cuentan con las referencias familiares del trabajo en la agricultura y las fuentes contextuales de la geografía castellonense que lo acompañaron toda su vida. A diferencia de su pintura de niños, donde presenta una fuerte ausencia de perspectiva así como muy poca intención de destacar el espacio y la profundidad, en sus paisajes será característico el estudio del lugar. Poco a poco iría asentando una iconografía personal, de temáticas y fórmulas reconocibles, cuya primera fase fue premiada con las medallas de las Exposiciones Nacionales de Bellas Artes: Paso a nivel (1950) y Portuaria (1954). El autor refleja el ambiente de este tipo de representaciones sin gente, en las cuales únicamente las propias líneas del paisaje organizarán la estructura de la obra.

Porcar es uno de los pintores valencianos más representativos de la posguerra. Destaca su colaboración en la protección del patrimonio artístico, así como su interés profesional por el estudio de los yacimientos arqueológicos de la región. En sus obras propone soluciones de perspectiva y nuevas formas de representación personales que se alejan de las fórmulas académicas.

Otras obras de la colección

Un cuadro es una ficción. Fernand Léger en la oficina
Un cuadro es una ficción. Fernand Léger en la oficina
Equipo Crónica, Siglo XX: arte contemporáneo valenciano
Mojácar
Mojácar
Hernández Mompó / Manuel, Siglo XX: arte contemporáneo valenciano
Sal
Sal
Sevilla Portillo / Soledad, Siglo XX: arte contemporáneo valenciano
Paisaje de secano
Paisaje de secano
Lahuerta López / Genaro, Siglo XX: arte contemporáneo valenciano