Las obras de Joaquín Sorolla llegan a la Fundación Bancaja para la exposición sobre la figura femenina

La Fundación Bancaja inaugurará el próximo 3 de febrero la muestra Sorolla. Femenino plural, una coproducción con el Museo Sorolla y la Fundación Museo Sorolla que ofrece una lectura de la presencia de la mujer en la obra del pintor.

Fundación Bancaja inaugurará el próximo 3 de febrero la exposición Sorolla. Femenino plural, una coproducción con el Museo Sorolla y la Fundación Museo Sorolla que ofrece una lectura de la presencia de la mujer en la obra del pintor, así como en la sociedad de finales del siglo XIX y principios del XX.

Las obras han comenzado ya a llegar a la sede de la Fundación Bancaja en València, donde se ha iniciado el proceso de montaje de la muestra con la recepción y desembalaje de las piezas.

Este proceso de montaje supone la llegada de más de medio centenar de piezas procedentes del Museo Sorolla, la Fundación Museo Sorolla, el Museo del Prado, la Diputació de València, el Museo de Bellas Artes de València, la Colección Abelló, la Colección BBVA, la Colección Pedrera Martínez, San Sebastián Galería Kur, la Colección Álvarez de Miranda y la Universidad Complutense de Madrid, entre otras colecciones públicas y privadas. Obras a las que se sumarán piezas de los fondos de la propia Fundación Bancaja.

La muestra, comisariada por Lorena Delgado y Consuelo Luca de Tena, pretende poner de relieve la presencia de las mujeres en la obra del pintor. Un universo femenino que representa desde una visión íntima y personal, pero también desde un punto de vista social.

La vida de Sorolla coincidió con los inicios del movimiento feminista en España. Sorolla, sin ser nunca un militante, fue un hombre de ideas liberales y mantuvo estrechas relaciones con la Institución Libre de Enseñanza, promotora de la instrucción femenina y defensora de la igualdad. Su obra recoge muchos de los estereotipos femeninos propios de su tiempo: ángeles del hogar, mujeres caídas, sencillas y trabajadoras mujeres del pueblo, elegantes burguesas y “modernas”. Diferentes roles que reflejan la realidad de la mujer en esa época.