Desarrollo I

Desarrollo I, 1978

Ficha técnica

Título
Desarrollo I
Año
1978
Autor
Alfaro Hernández / Andreu
Medidas
580 × 100 × 100 cm
Clase
Escultura
Material
Acero sobre mármol
Soporte
Otros
Serie
Siglo XX: arte contemporáneo valenciano

La escultura titulada Desarrollo I, realizada en 1978, se inserta en la producción de Andreu Alfaro en la cual la geometría, representada a través de las múltiples varillas cuadrangulares o tubos de aluminio y acero de fabricación industrial, despliega una estructura en diálogo con el espacio. A diferencia de las llamadas generatrices, creadas en la misma época, esta pieza no fue pensada para instalarse al aire libre, y por ello se integra en la experimentación de los materiales y la percepción de la forma por medio de un contexto arquitectónico. Este paisaje parte de sus primeros trabajos con el hierro, las planchas metálicas pulidas y las láminas ligeras y maleables, pero recorre un mayor camino experimental. Al inicio de los años setenta, Alfaro decide ampliar el campo de estudio, más allá del hilo de hierro y las planchas, pero sin abandonar la integración de las artes. Con un lenguaje de fórmulas sencillas, esta obra de la serie Desarrollos muestra el juego de las relaciones entre líneas y volúmenes con una estética dinámica de vínculos constructivistas cercana al contexto histórico de la sociedad industrial. A partir de una estructura de formas en zigzag elaborada por la propia disposición de las varillas, la obra presenta diversos puntos de vista generados por las relaciones entre las partes, las transformaciones desde la perspectiva, la luz y el movimiento del espectador.

El uso y las variaciones de los materiales en la obra de Andreu Alfaro definen algunas etapas de su trayectoria. El momento de la creación de la pieza Desarrollo I coincide con las primeras incursiones de las varillas metálicas cuadrangulares en sus trabajos. Las encontramos en otros ejemplos anteriores de composiciones próximas, como Escala de la vida (1975), De menos a más (1976) o Coincidencias (1976), esta última realizada en latón. Por su doble estructura también recuerda a su trabajo Homenaje a Dadá (1975). Asimismo, la realización de esta obra comparte su momento con las esculturas públicas conocidas como Generatrius, pero también con la constante investigación perceptual de la forma. Las piezas se despliegan así en este doble y complementario escenario de laboratorio, tanto en la plaza pública como en la arquitectura de espacios cerrados, donde, según afirmaba el autor, siempre permanecerían «metidas en la vida de la gente e irradiando sobre ella». Por esta razón, sus esculturas exponen habitualmente un discurso social. Como artista pionero en la utilización de materiales industriales que trabaja de forma peculiar, sin ensamblarlos con tornillos, Alfaro juega con las series, los módulos, los reflejos lumínicos y la desmaterialización de la geometría por medio del estudio de la percepción. Para el artista, la materia es forma, y el dinamismo funciona como eje del proceso escultórico.

Es fundamental contemplar la obra de Andreu Alfaro como una representación del compromiso con la historia, la cultura y la lengua valencianas, con referencias constantes a Raimon, Miguel Hernández o Joan Fuster. Estéticamente, también era un desafío a la escultura  que se realizaba en el momento, mediante una serie de referencias al constructivismo ruso y, sobre todo, a los trabajos de Jorge de Oteiza. Tal y como refleja esta pieza, el artista crea un lenguaje personal sirviéndose para ello de la utilización de pocos materiales, que combina con sus conocimientos de geometría. Este resultado, apoyado en una estética caracterizada por la abstracción y la poética del vacío, juega con la perspectiva y denota ligereza, conseguida a partir de la máxima simplificación de las formas. Alfaro crea sus primeras esculturas con alambre y latón ya desde el Grupo Parpalló. Después sería precursor en la utilización del acero inoxidable, y posteriormente trabajó con otros materiales como la madera y la piedra, aunque lo más característico de su obra será la integración de los materiales industriales tal y como son en sí mismos. No se consideraba abstracto, salvo en el resultado final; como escultor y como dibujante, Andreu Alfaro alude siempre a experiencias personales. También dedicó parte de sus trabajos al estudio del cuerpo humano.

Otras obras de la colección

En par de los levantes de la aurora
En par de los levantes de la aurora
Sempere Juan / Eusebio, Siglo XX: arte contemporáneo valenciano
Etern combat
Etern combat
Heras / Artur, Siglo XX: arte contemporáneo valenciano
Un cuadro es una ficción. Fernand Léger en la oficina
Un cuadro es una ficción. Fernand Léger en la oficina
Equipo Crónica, Siglo XX: arte contemporáneo valenciano
Venus i Mart (I, II, III, IV)
Venus i Mart (I, II, III, IV)
Armengol Machí / Rafael, Siglo XX: arte contemporáneo valenciano