Retrat de Mart ratlla a ratlla

Retrat de Mart ratlla a ratlla, 2003

Ficha técnica

Título
Retrat de Mart ratlla a ratlla
Año
2003
Autor
Boix Álvarez / Manuel
Medidas
180 × 180 × 4 cm
Material
Técnica mixta sobre tela
Serie
Siglo XX: arte contemporáneo valenciano

La obra Retrat de Mart ratlla a ratlla pertenece a la serie Rostro, que el artista Manuel Boix crea en 2003. A través de una técnica mixta, el autor expresa los detalles de un semblante que surge a partir de una lectura imaginaria del personaje mitológico de Marte. Destaca el equilibrio del color y la luz, subrayado por la división de la figura de gesto hierático que, representada a través de dos planos, acentúa las sombras con un relieve casi escultórico. Este recurso fue empleado con anterioridad en otras dos piezas —Rostre amb somriure de vidre (2001) y Esbós per a un retrat en un revolt (2002-2003)— en las cuales la partición no se detenía en la superficie del lienzo, sino principalmente en el rostro, como ocurre aquí. Con esta serie, Boix utiliza una pieza de gran formato para continuar investigando las posibilidades del discurso figurativo por medio del rostro humano. Por esta razón, el realismo próximo a la idea de serenidad y belleza es alterado por el artista con la incorporación de un garabateado efectista de líneas que oscurecen una parte del rostro y distorsionan la imagen compacta. La composición se acerca a la fórmula del dibujo renacentista gracias a su particular resemantización del tema y de su plasmación casi monocroma en el lienzo. De esta forma, Boix destaca por presentar la imagen desde el recurso experimental de la técnica y la narrativa, sin necesidad de romper con la propia tradición.

Desde los años sesenta, Manuel Boix se distingue por presentar un nuevo realismo en el que combina la revisión de episodios históricos con una lectura renovada de su contexto social, literario y, sobre todo, humano. No solo como pintor, sino también como escultor, ilustrador y grabador, el artista desarrolla por medio del retrato una serie de fórmulas apoyadas en el tenebrismo y la abundancia de expresivos claroscuros. Con texturas a veces matéricas e informalistas que combinan el carboncillo con el óleo o la grisalla (en este caso utiliza una técnica mixta), será el gran formato la superficie más habitual para la pintura de Boix, así como la característica identificativa en el trazado de su dibujo, próximo a la estética gótica y renacentista. Además, la acentuación de las formas y los volúmenes convierte sus trabajos en una explícita combinación de pintura escultórica. Pero los retratos del artista no permanecen únicamente como testimonios de una plástica; existe un mensaje crítico detrás de sus temas recurrentes, como las germanías o la guerra, por ejemplo. En ese sentido, Joan Fuster afirmaba que «la propuesta estética de Boix no se puede separar de una propuesta ética subyacente».

Marte, el dios de la guerra, es presentado en esta obra a partir de una reinterpretación sumamente personal. Rompiendo con su tradicional iconografía, el personaje mitológico no porta ningún detalle que lo identifique como tal: no lleva casco de guerrero ni coraza ni arma, ni tampoco se aprecia sangre en su piel. Su gesto digno, de aparente tranquilidad, aparece cubierto por una serie de líneas que describen una cuadrícula desordenada y que envuelven la imagen con un tejido de protección frente a la batalla. La figura conecta con los episodios mitológicos del Mediterráneo que el autor utiliza como un fecundo imaginario en sus trabajos, y destaca el elemento recurrente en Boix como es el rostro. Lejos de distorsiones, el autor apuesta por el detalle rotundo de la cara, presentada en primer plano como un símbolo de la guerra, acentuando con esta idea la proximidad a la historia del hombre. Algunos estudiosos encuentran un precedente de la pieza que comentamos en su obra El somni finit de Mart (2003).

Retrat de Mart ratlla a ratlla formó parte de la exposición «Manuel Boix: el gesto, la mirada», celebrada en la Fundación Bancaja en 2003. Manuel Boix muestra en esta pieza un resumen de algunos elementos característicos en su trayectoria: el rostro, el lienzo de gran formato, las tonalidades negras y la reinterpretación de los episodios de la historia desde el compromiso social.

Otras obras de la colección

Retrato en grises
Retrato en grises
Valdés / Manolo, Siglo XX: arte contemporáneo valenciano
Aislamiento 74 L
Aislamiento 74 L
Anzo (Iranzo Almonacid / José), Siglo XX: arte contemporáneo valenciano
Venus i Mart (I, II, III, IV)
Venus i Mart (I, II, III, IV)
Armengol Machí / Rafael, Siglo XX: arte contemporáneo valenciano
Un cuadro es una ficción. Fernand Léger en la oficina
Un cuadro es una ficción. Fernand Léger en la oficina
Equipo Crónica, Siglo XX: arte contemporáneo valenciano